Imperial Cleaning

Religión en Guatemala

Que vayan a las aldeas de alrededor y se compren algo de comer". Por fortuna, el incendio en el dormitorio y mi salto por la ventana fueron presenciados por un empleado de la gasolinera cercana, que aviso a los bomberos y a la ambulancia.

El recorrido

nuestros caprichos

En el universo, la sociedad y la iglesia. Cristo constituye a evangelistas en su iglesia. Dones dados sobrenaturales dados a evangelistas en el Siglo I. Historial espiritual de Timoteo. Edad de Timoteo cuando convertido. Muchos datos interesantes revelados en el Nuevo Testamento. El caso fascinante y muy instructivo de Juan Marcos. Historial de Juan Marcos. Su fracaso en Perge de Panfilia.

Causa, naturaleza y desenlaces de aquella contienda. Acercamiento de la de Villas del Parque a la de Tilica bajo el pretexto de buscar la unidad. Asegura que no es necesario tocar instrumentos en culto a Dios, pero insiste obstinadamente en su derecho de hacerlo. Cuestiones de opiniones y doctrinas.

Texto para el maestro. El caso complicado del hermano RUFO. Candidato, potencialmente, a evangelista. El estatus espiritual de sus padres, hermano mayor y dos hermanas. Ministros y maestros competentes del Nuevo Pacto.

Resumen del mensaje del ministro del nuevo pacto de Cristo. Buenos ministros de Jesucristo. Estudios que enfocan los ministerios de evangelistas, ancianos pastores, obispos , maestros y maestras. Vida en el cuerpo de Cristo. Historia de la iglesia. Sus peticiones contestadas enseguida. Maravillosa unidad de aquella iglesia. PDF para este estudio. McGarvey, evangelista de la iglesia de Cristo. La unidad de la iglesia.

Todas las iglesias son buenas. Hay salvos en todas las iglesias. Todas las iglesias buscan lo mismo. La iglesia no salva; Cristo salva. La doctrina no importa; estamos unidos en Cristo. Todas las iglesias integran la iglesia universal de Jesucristo. Los nombres diferentes de las iglesias no tienen importancia. Buscando y hallando el tesoro de la iglesia original,. Tesoro inigualable de la pura verdad divina que conduce a la vida eterna en el nuevo mundo venidero.

Rasgos inconfundibles del gran "Tesoro". Haciendo suyo el "Tesoro". Noticias incluidos en el siguiente documento: Origen de la Iglesia Comunitaria de Willow Creek. Cumbre Global de Liderazgo auspiciado por la iglesia Willow Creek. El crecimiento de la iglesia que Dios da. Errores de mega iglesias. Cambiando la Iglesia de Cristo en iglesia comunitaria.

Predicadores, maestros y dirigentes llegan tarde a las reuniones. Nuestras observaciones y consejos. Predicador, maestro, dirigente de culto de mucho tiempo en la iglesia. Peligro especial para usted. Medidas para preservar la libertad religiosa. Mandarnos una carta a: Iglesia de Cristo, Apdo. Le invitamos a conocerla.

El pecado venial, que se diferencia esencialmente del pecado mortal, se comete cuando la materia es leve; o bien cuando, siendo grave la materia, no se da plena advertencia o perfecto consentimiento. Este pecado no rompe la alianza con Dios. Los vicios pueden ser referidos a los siete pecados llamados capitales: Tenemos responsabilidad en los pecados de los otros cuando cooperamos culpablemente a que se comentan.

La persona es y debe ser principio, sujeto y fin de todas las instituciones sociales. Algunas sociedades, como la familia y la comunidad civil, son necesarias para la persona.

Esta autoridad tiene su propio fundamento en la naturaleza humana, porque corresponde al orden establecido por Dios. Las leyes injustas y las medidas contrarias al orden moral no obligan en conciencia. La sociedad asegura la justicia social cuando respeta la dignidad y los derechos de la persona, finalidad propia de la misma sociedad.

Estas diferencias alientan, y con frecuencia obligan, a las personas a la magnanimidad, la benevolencia y la solidaridad, e incitan a las culturas a enriquecerse unas a otras. La ley natural es universal e inmutable, y pone la base de los deberes y derechos fundamentales de la persona, de la comunidad humana y de la misma ley civil.

A causa del pecado, no siempre ni todos son capaces de percibir en modo inmediato y con igual claridad la ley natural. La Ley antigua constituye la primera etapa de la Ley revelada. Se le llama gracia habitual , santificante o deificante , porque nos santifica y nos diviniza. Es sobrenatural , porque depende enteramente de la iniciativa gratuita de Dios y supera la capacidad de la inteligencia y de las fuerzas del hombre.

Escapa, por tanto, a nuestra experiencia. Todos los fieles estamos llamados a la santidad cristiana. Los preceptos de la Iglesia son cinco: La Ley no es abolida. Al guardar los Mandamientos, el pueblo expresa su pertenencia a Dios, y responde con gratitud a su iniciativa de amor. Por tanto, transgredir un mandamiento es como quebrantar toda la Ley. La caridad ama a Dios sobre todas las cosas y rechaza la indiferencia, la ingratitud, la tibieza, la pereza o indolencia espiritual y el odio a Dios, que nace del orgullo.

El mandato de Dios: Es un pecado grave contra Dios, que siempre es fiel a sus promesas. El cuarto mandamiento ordena honrar y respetar a nuestros padres, y a todos aquellos a quienes Dios ha investido de autoridad para nuestro bien.

Entre los miembros de una misma familia se establecen relaciones personales y responsabilidades primarias. Los principios y valores familiares constituyen el fundamento de la vida social. La sociedad tiene el deber de sostener y consolidar el matrimonio y la familia, siempre en el respeto del principio de subsidiaridad. El ciudadano no debe en conciencia obedecer cuando las prescripciones de la autoridad civil se opongan a las exigencias del orden moral: La vida humana ha de ser respetada porque es sagrada.

Y no debe suponer un uso de la violencia mayor que el necesario. La pena impuesta debe ser proporcionada a la gravedad del delito. Pero si se induce deliberadamente a otros a pecar gravemente, se comete una culpa grave. Los cuerpos de los difuntos deben ser tratados con respeto y caridad.

Estos comportamientos, si son voluntarios y consentidos en cosas de gran importancia, son pecados graves contra la caridad. La paz en la tierra es imagen y fruto de la paz de Cristo. Exige que sean tratados con humanidad los no combatientes, los soldados heridos y los prisioneros. Se debe hacer todo lo razonablemente posible para evitar a toda costa la guerra, teniendo en cuenta los males e injusticias que ella misma provoca.

Corresponde a cada uno aceptar la propia identidad sexual, reconociendo la importancia de la misma para toda la persona, su especificidad y complementariedad. Son numerosos los medios de que disponemos para vivir la castidad: El acto conyugal tiene un doble significado: Las ofensas a la dignidad del Matrimonio son las siguientes: Existe el derecho a la propiedad privada cuando se ha adquirido o recibido de modo justo, y prevalezca el destino universal de los bienes, para satisfacer las necesidades fundamentales de todos los hombres.

Para el hombre, el trabajo es un deber y un derecho, mediante el cual colabora con Dios Creador. Teniendo en cuenta las circunstancias, la sociedad debe ayudar a los ciudadanos a encontrar trabajo. El martirio es el testimonio supremo de la verdad de la fe. Supone el esplendor de la belleza espiritual. Son fruto de un talento donado por Dios y del esfuerzo del hombre. El noveno mandamiento exige vencer la concupiscencia carnal en los pensamientos y en los deseos.

El pudor libera del difundido erotismo y mantiene alejado de cuanto favorece la curiosidad morbosa. El mayor deseo del hombre es ver a Dios. Cristo ha orado con los Salmos y los ha llevado a su cumplimiento. Quienes oran pueden desalentarse frente a las dificultades o los aparentes fracasos. La confianza filial se pone a prueba cuando pensamos que no somos escuchados. Pater Noster Pater noster qui es in caelis: Panem nostrum quotidianum da nobis hodie; et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris; et ne nos inducas in tentationem; sed libera nos a Malo.

El Padre nuestro es parte integrante de la Liturgia de las Horas. Por ello, podemos rezar el Padre nuestro con confianza sencilla y filial, gozosa seguridad y humilde audacia, con la certeza de ser amados y escuchados.

Santificar el Nombre de Dios es, ante todo, una alabanza que reconoce a Dios como Santo. La Iglesia invoca la venida final del Reino de Dios, mediante el retorno de Cristo en la gloria. Le pedimos que su benevolente designio se realice plenamente sobre la tierra, como se ha realizado en el cielo. Lo pedimos, con una confianza absoluta, para hoy , el hoy de Dios: Pedimos la gracia de la vigilancia y de la perseverancia final.

Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. El mismo Dios, que dijo: Los padres son los principales y primeros educadores de sus hijos cf. En este sentido, la tarea fundamental del matrimonio y de la familia es estar al servicio de la vida cf FC Su matrimonio puede irradiar una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.

La Iglesia no es otra cosa que la "familia de Dios". Estas familias convertidas eran islotes de vida cristiana en un mundo no creyente. Muchas de ellas viven sin familia humana, con frecuencia a causa de condiciones de pobreza.

GS 48,1; CIC, can. Pueden vivir su vida cristiana sobre todo educando a sus hijos en la fe. Por ellos, los hombres se disponen a recibir el efecto principal de los sacramentos y se santifican las diversas circunstancias de la vida" SC 60; CIC can ; CO can Diversas formas de sacramentales.

En Cristo, los cristianos son bendecidos por Dios Padre "con toda clase de bendiciones espirituales" Ef 1,3. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. Por tanto, es importante, asegurarse , antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de un presencia del Maligno y no de una enfermedad cf. En efecto, una vez muertos no estamos en absoluto separados unos de otros, pues todos recorremos el mismo camino y nos volveremos a encontrar en un mismo lugar.

La vida en Cristo. Puesto que ahora participas de la naturaleza divina, no degeneres volviendo a la bajeza de tu vida pasada. Lo que confiesa la fe, los sacramentos lo comunican: Reconociendo en la fe su nueva dignidad, los cristianos son llamados a llevar en adelante una "vida digna del Evangelio de Cristo" Flp 1, Mi vida es Cristo Flp 1, En Cristo, "imagen del Dios invisible" Col 1,15; cf 2 Co 4,4 , el hombre ha sido creado "a imagen y semejanza" del Creador.

En Cristo, redentor u salvador, la imagen divina alterada en el hombre por el primer pecado ha sido restaurada en su belleza original y ennoblecida con la gracia de Dios cf GS 22,2.

El ejercicio de la vida moral proclama la dignidad de la persona humana. Conserva el deseo del bien, pero su naturaleza lleva la herida del pecado original. Le hace capaz de obrar rectamente y de practicar el bien. La vida moral, madurada en la gracia, culmina en vida eterna, en la gloria del cielo.

Esta ley resuena en su conciencia. La vida moral, desarrollada y madurada en la gracia, culmina en la gloria del cielo. Este deseo es de origen divino: Dios nos llama a su propia bienaventuranza. La bienaventuranza nos hace participar de la naturaleza divina 2 P 1,4 y de la Vida eterna cf Jn 17,3.

Con ella, el hombre entra en la gloria de Cristo cf Rom 8,18 y en el gozo de la vida trinitaria. Es fruto del don gratuito de Dios. Caracteriza a los actos propiamente humanos. El progreso en la virtud, el conocimiento del bien, y la ascesis acrecientan el dominio de la voluntad sobre los propios actos.

Toda persona humana, creada a imagen de Dios, tiene el derecho natural de ser reconocida como un ser libre y responsable. El derecho al ejercicio de la libertad es una exigencia inseparable de la dignidad de la persona humana, especialmente en materia moral y religiosa cf DH 2. La libertad del hombre es finita y falible. El ejercicio de la libertad no implica el derecho a decir y hacer todo. Desde ahora nos gloriamos de la "libertad de los hijos de Dios" Rom 8, Hace al ser humano responsable de los actos de que es autor voluntario.

Es propio del hombre actuar deliberadamente. Pero el ejercicio de la libertad no implica el supuesto derecho de decir ni de hacer todo. Los actos humanos, es decir, libremente elegidos tras un juicio de conciencia, son calificables moralmente. Son buenos o malos. Es la materia de un acto humano. Las reglas objetivas de la moralidad enuncian el orden racional del bien y del mal, atestiguado por la conciencia.

El fin no justifica los medios. Contribuyen a agravar o a disminuir la bondad o la malicia moral de los actos humanos por ejemplo, la cantidad de dinero robado. El amor causa el deseo del bien ausente y la esperanza de obtenerlo. La voluntad recta ordena al bien y a la bienaventuranza los movimientos sensibles que asume; la voluntad mala sucumbe a las pasiones desordenadas y las exacerba.

Las emociones y los sentimientos pueden ser asumidos en las virtudes, o pervertidos en los vicios. Por medio de sus emociones, el hombre intuye lo bueno y lo malo. El hombre prudente, cuando escucha la conciencia moral, oye a Dios que habla. Mediante el dictamen de su conciencia el hombre percibe y reconoce las prescripciones de la ley divina: La conciencia es el primero de todos los vicarios de Cristo Newman, carta al duque de Norfolk 5. Se llama prudente al hombre que elige conforme a este dictamen o juicio.

Una conciencia bien formada es recta y veraz. Pero debe buscar siempre lo que es justo y bueno y discernir la voluntad de Dios expresada en la ley divina.

Lc 6,31; Tb 4, En estos casos, la persona es culpable del mal que comete. Por tanto, es preciso trabajar por corregir la conciencia moral de sus errores. Cada uno debe poner los medios para formar su conciencia. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige en acciones concretas.

El objetivo de una vida virtuosa consiste en llegar a ser semejante a Dios S. Gregorio de Nisa, beat. Proporcionan facilidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena. El hombre virtuoso es el que practica libremente el bien.

Las virtudes morales son adquiridas mediante las fuerzas humanas. Disponen todas las potencias del ser humano para comulgar en el amor divino. Estas son la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza. Bajo otros nombres, estas virtudes son alabadas en numerosos pasajes de la Escritura.

Es llamada "auriga virtutum": Gracias a esta virtud aplicamos sin error los principios morales a los casos particulares y superamos las dudas sobre el bien que debemos hacer y el mal que debemos evitar.

La virtud de la fortaleza hace capaz de vencer el temor, incluso la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones. Capacita para ir hasta la renuncia y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa. Yo he vencido al mundo" Jn 16, Las virtudes y la gracia.

El hombre virtuoso es feliz al practicarlas. Las virtudes teologales se refieren directamente a Dios. Tienen a Dios uno y trino como origen, motivo y objeto. Son infundidas por Dios en el alma de los fieles para hacerlos capaces de obrar como hijos suyos y merecer la vida eterna. Hay tres virtudes teologales: Por la fe "el hombre se entrega entera y libremente a Dios" DV 5. Por eso el creyente se esfuerza por conocer y hacer la voluntad de Dios.

La esperanza es "el ancla del alma", segura y firme, "que penetra Nos procura el gozo en la prueba misma: En toda circunstancia, cada uno debe esperar, con la gracia de Dios, "perseverar hasta el fin" cf Mt 10,22; cf Cc de Trento: DS y obtener el gozo del cielo, como eterna recompensa de Dios por las obras buenas realizadas con la gracia de Cristo. En la esperanza, la Iglesia implora que "todos los hombres se salven" 1 Tm 2,4.

Espera estar en la gloria del cielo unida a Cristo, su esposo: Vela con cuidado, que todo se pasa con brevedad, aunque tu deseo hace lo cierto dudoso, y el tiempo breve largo. Amando a los suyos "hasta el fin" Jn 13,1 , manifiesta el amor del Padre que ha recibido. Todo lo soporta 1 Co 13, Y todo lo que es privilegio, servicio, virtud misma La caridad es superior a todas las virtudes.

Es la primera de las virtudes teologales: Pero la mayor de todas ellas es la caridad" 1 Co 13, La caridad asegura y purifica nuestra facultad humana de amar. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David cf Is 11, Pueden agruparse en torno a cuatro virtudes cardinales: La gracia divina las purifica y las eleva.

Informan y vivifican todas las virtudes morales. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana. Ha sido definido como "una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna" S. La Escritura contiene varias listas. Esto es lo que hace impuro al hombre" Mt 15, La experiencia de los hombres la corroboran. La gravedad de los pecados es mayor o menor: El pecado venial deliberado, que permanece sin arrepentimiento, nos dispone poco a poco a cometer el pecado mortal.

No obstante, el pecado venial no rompe la Alianza con Dios. Es humanamente reparable con la gracia de Dios. El hombre, mientras permanece en la carne, no puede evitar todo pecado, al menos los pecados leves. Pero estos pecados, que llamamos leves, no los consideres poca cosa: Juan Casiano y a S. Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Entre ellos soberbia, avaricia, envidia, ira, lujuria, gula, pereza. Pero nosotros tenemos una responsabilidad en los pecados cometidos por otros cuando cooperamos a ellos: Los pecados provocan situaciones sociales e instituciones contrarias a la Bondad divina.

Es una ofensa a Dios. Se alza contra Dios en una desobediencia contraria a la obediencia de Cristo.

esencia de nuestra tierra

Share this: