Imperial Cleaning

Gabriel García Márquez

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.

Menú de navegación

La espiritualidad como valor psicológico

Contamos incluso con tratados de medicina especialmente escritos o traducidos para ellas. Formas de vida consagrada femenina durante el Medioevo. Indudablemente, la vida religiosa benedictina ha dado frutos tan sobresalientes como santa Hildegarda de Bingen , santa Gertrudis de Helfta , Matilde de Hackeborn o Matilde de Magdeburgo aprox.

A partir del s. Los reclusorios constaban normalmente de dos habitaciones: En la primera mitad del s. A partir de la segunda mitad del s. Las "trovadoras de Dios". Creo que la suma de todos estos elementos nos permiten considerarlas con justicia como "las trovadoras de Dios". Ellas pueden ser calificadas como "madres de varias lenguas modernas" y como "maestras de prelados y de maestros espirituales".

Amicitia itaque spiritalis inter bonos, vitae, morum, studiorum que similitudine parturitur, quae est in rebus humanis atque divinis cum benevolentia et caritate consensio. Quae quidem diffinitio ad amicitiam exprimendam satis mihi videtur esse sufficiens, si tamen more nostro caritas nuncupetur, ut ab amicitia omne vitium excludatur, benevolentia autem ipse sensus amandi qui cum quadam dulcedine movetur interius exprimatur.

Ubi talis est amicitia, ibi profecto est idem velle et idem nolle, tanto utique dulcius, quanto sincerius; tanto suavius, quanto sacratius; ubi sic amantes nihil possunt velle quod dedeceat, nihil quod expediat nolle. Hanc nempe amicitiam prudentia dirigit, iustitia regit, fortitudo custodit, temperantia moderatur. De quibus suo loco disputabimus. Nunc autem si de eo quod primum quaerendum putasti, videlicet quid sit amicitia, satis datum existimas, edicito. Sufficiunt plane ea quae dicta sunt, nec aliquid mihi suggeritur ultra quod quaeram.

A media voz Volver a: Miro las herramientas, el mundo que los hombres hacen, donde se afanan, sudan, paren , cohabitan. Yo soy de alguna orilla, de otra parte, soy de los que no saben ni arrebatar ni dar, gente a quien compartir es imposible. Yo soy de los que mueren solos, de los que mueren de algo peor que vergüenza.

Yo muero de mirarte y no entender. Pusimos un tablero enfrente equitativo en piezas, en valores, en posibilidad de movimientos. Amor Solo la voz, la piel, la superficie pulida de las cosas. Amigo, no es posible ni nacer ni morir sino con otro. La desnudez hostil es su cifra ante el hombre. Era como un durazno o como una mejilla y encerraba la dicha como los labios encierran cada beso. Pero alguien ya no acierto con la estructura inmensa de su nombre dijo entonces: En el principio era el movimiento.

Pero lo ignora todo reptando por el suelo, dormitando en la siesta. Ah, si se levantara sin el auxilio de fakires indios a contemplar su obra.

Queremos olvidar la leche que sorbimos en las ubres de Dios. No, yo no quiero hablar de nuestras noches cuando nos retorcemos como papel al fuego.

Los espejos se inundan y rebasan de espanto mirando estupefactos nuestros rostros. Entonces queda limpio el esqueleto. Encuentra siempre con que falta una y vuelve a comenzar y a comenzar. Padecemos alergia por las rosas, por los claros de luna, por los valses y las declaraciones amorosas por carta. A nadie se le ocurre morir tuberculoso ni escalar los balcones ni suspirar en vano.

Esto es solo la Europa de pandereta. Los rascacielos ya los ha visto de lejos: Abandonemos ya tanto cansancio. Dejemos que los muertos entierren a sus muertos y busquemos la aurora apasionadamente atentos a su signo. De repente una voz dijo: Escribe un discurso de boda civil sorprendente, impactante. Cada beso, cada caricia, era un puro sentimiento desnudo.

Pero cuando nos conocimos, ninguno de los dos pudo evitarlo. Nos enamoramos a pesar de nuestras diferencias y, al hacerlo, creamos un sentimiento singular y maravilloso. En este apartado vamos a compartir contigo una lista de poemas para leer en bodas civiles. Existen tantos poemas para una boda civil como puedas imaginar. Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros. Mejor es que sea un mar que se mezcla entre orillas de vuestra alma.

Cantad y bailad juntos, alegraos, pero que cada uno de vosotros conserve la soledad para retirarse a ella a veces. Y es el amor el que mata la angustia.

El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo. No aman y no son amados aquellos que quieren ocultar o esconder sus sentimientos. Yo te he nombrado reina. Cuando vas por las calles nadie te reconoce. Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira la alfombra de oro rojo que pisas donde pasas, la alfombra que no existe.

Tus manos son mi caricia mis acordes cotidianos te quiero porque tus manos trabajan por la justicia. Cuando advierten que son parejas, que se comprenden y corresponden.

Piropos de amor

Share this: